Análisis Ley 42: Muerto el perro, se acaba la rabia

Análisis Ley 42: Muerto el perro, se acaba la rabia